lunes, 4 de marzo de 2013

Avistaje de ballenas en Puerto Madryn


La temporada de avistaje de ballenas en las costas de Puerto Madryn en la provincia de Chubut se extiende, habitualmente, desde mayo hasta diciembre, con las mejores posibilidades durante septiembre y octubre. Es un espectáculo maravilloso, que se repite y crece año tras año. La aventura se realiza embarcando desde Puerto Pirámides, una pequeña villa balnearia ubicada a 110 kilómetros de Puerto Madryn, de dónde parten seis empresas autorizadas para realizar el acercamiento, que toman los recaudos necesarios para que no altere el comportamiento de las ballenas.

Estas embarcaciones comienzan por bordear la costa en distintas direcciones para, luego, dirigirse una o dos millas mar adentro, al encuentro de las ballenas. Cuando la embarcación se aleja de la costa, se paran los motores y por un momento reina un silencio interrumpido únicamente por los sonidos de los pingüinos, las gaviotas y los gaviotines. De a poco, las primeras ballenas empiezan a verse a la distancia. Poco a poco empiezan a acercarse a la embarcación que en todo momento procura mantenerse a una prudente distancia para observar el desplazamiento de las ballenas sin ponerlas ni ponerse en riesgo. Los primeros momentos son de un mutuo reconocimiento, un acercamiento tímido, pero de pronto empiezan las piruetas. Las ballenas, por causas que no se tienen bien claras, comienzan a efectuar saltos que dejan por momentos todo su enorme cuerpo fuera del agua y caen estrepitosamente con todo su peso.


Puerto Madryn sigue siendo el centro de servicios turísticos de la costa patagónica y la puerta de entrada a la inmensa península Valdés, declarada Patrimonio Natural de la Humanidad en 1999.

Son varias las prestadoras que llevan pasajeros mar adentro, donde las aguas transparentes permiten fotografiar a los animales sumergidos. Los guías profesionales priorizan el respeto de la fauna y transmiten su sabiduría para enriquecer la experiencia del turista. Otra opción es trasladarse hasta las playas de El Doradillo (1er foto), a pocos kilómetros de Puerto Madryn, y practicar el avistaje desde la costa; el área tiene unos treinta kilómetros de extensión y cuenta con acantilados y miradores naturales. Una experiencia única.



No hay comentarios:

Publicar un comentario