jueves, 17 de enero de 2013

5 experiencias imperdibles en Cataratas del Iguazú

Las cataratas del Iguazú son unas de las maravillas naturales del mundo. Uno de los paseos ineludibles a realizar tanto en Argentina como en Brasil. De hecho, la frontera entre ambos países atraviesa la Garganta del Diablo, la herradura donde cae el mayor caudal de agua, y el sitio donde la naturaleza brinda uno de los espectáculos más imponentes a escala planetaria. Las Cataratas del Iguazú son un destino que requiere más de un día de visita, una oportunidad para someternos a una serie de experiencias imperdibles que describimos en una lista de 5 ítems como para tomar nota, y claro, disparar las ganas de viajar a un paraíso tropical como pocos:

1. Recorrer extensas pasarelas y ver las cataratas desde todos los ángulos. 

Aunque hay variadas formas de visitar y apreciar las cataratas (en gomones, helicóptero) es probable que no haya mejor opción que caminar por las pasarelas construidas alrededor de las cataratas. Los senderos y pasarelas son abundantes, y están especialmente diseñadas para resistir la corrosión y la fuerza del agua sin dañar el medioambiente. Recorrerlas supone una auténtica aventura para adentrarse en una maravilla natural, y explorarla desde infinidad de ángulos. Las pasarelas suelen terminar en miradores donde tomar buenas fotografías y sobre todo, maravillarse ante tanta belleza natural. Existe un circuito inferior de pasarelas, que nos permite observar desde abajo a las cataratas sin ningún tipo de riesgo, más que el de humedecernos y también divertirnos:

















2. Acercarse a la Garganta del diablo

Desde el lado argentino, y luego de realizar un trayecto en un tren turístico, se accede a la Garganta del diablo, el sector de caídas de agua en forma de herradura, y el rincón más imponente de las cataratas del Iguazú. Para tener una idea de la potencia del agua, en el corazón de las cataratas del Iguazú las cascadas pueden generar un vapor que se eleva, y se puede observar hasta a 7 kilómetros de distancia. Precisamente es en la garganta del diablo donde las cataratas pueden estremecernos con su estruendo y su potencia, con caídas desde 80 metros de altura. La experiencia de acercarse a la Garganta del diablo es imperdible e inolvidable, y podremos llegar hasta estar a sólo 50 metros de distancia:










3. Un encuentro con la naturaleza y la selva. 


Tanto del lado brasilero como del lado argentino, la zona está declarada como un Parque Nacional. El espectáculo de visitar las cataratas del Iguazú no es sólo la oportunidad de encontrarse con una maravilla natural de selva y agua, sino además, observar la propia fauna y flora del lugar con su enorme biodiversidad. Entre ambos parques se suman 2500 km², y se pueden observar decenas de especies vegetales y animales, entre las que destacan por lo fáciles de observar los simpáticos coatíes, coloridos tucanes, lagartijas. También, no faltan otros ejemplares de fauna más difíciles de ver, como el yaguareté, tapir, oso hormiguero o yacarés.















 4. Apreciar las cataratas en noches de luna llena.

Si faltaba desplegar otra variante para conocer las cataratas del Iguazú, otra forma de apreciarlas, probablemente esa sea la visita nocturna, otra excursión que se organiza en noches de luna llena. En total, son cinco las noches al mes en donde en función de los horarios de salida de la luna se organizan paseos a través de agencias de turismo. Los paseos se realizan con guías y en grupos reducidos. No sólo es todo un espectáculo el caminar de noche junto a las cataratas (se realiza por el circuito de pasarelas de Garganta del Diablo, del lado argentino) sino además, es una experiencia aparte el recorrer la selva en silencio por la noche.









5. Y darse una ducha de lujo en paseos en gomones

Y ahora sí, la visita más adrenalínica a las cataratas es la excursión en gomón, q nos permitirá sentir y vivir las cataratas de otro modo completamente original: navegar, acercarse a los saltos de agua, empaparse entre el vapor y las salpicaduras, estremecerse con el sonido abrumador cerca de la garganta del diablo, navegar por “rápidos” desafiando el potencial del agua. Es una aventura en sí misma:









No hay comentarios:

Publicar un comentario